QUÉ VER EN 4 DÍAS EN MARRAKECH

Te contamos todo lo que no debes dejar de ver en tu ruta por Marrakech durante 4 días, nuestro planning desde que cogemos el avión, todo lo que visitamos, hasta que volvemos a casa. Esperemos que os sirva de ayuda!

A continuación os dejamos aquí nuestro planning de 4 días en Marrakech.

Día 1: Salida del vuelo desde Valencia destino Marrakech. Llegamos de noche, cena en el hotel.

Día 2: Desayuno en el hotel, disfrutamos un rato de su azotea, paseo por el zoco, parada en Café des Epices, Plaza Jemaa El-Fna, Comida en Chez Chegrouni, Mezquita Koutoubia, Palacio la Mamounia, Café Nomad, tatuaje de Henna en la plaza, cena en la plaza.

Día 3: Desayuno en el hotel, Jardin Majorelle, comida en Bakchich Café, postre en Café Atay con vistas espectaculares, nos perdemos por la medina, el zoco y sus calles, relax en la azotea de nuestro hotel, cena en restaurante Le jardin.

Día 4: Desayuno en el hotel, Palacio de la Bahía, comida en restaurante Le Famille, vuelo de vuelta a casa.


MARRAKECH, UN VIAJE PARA DISFRUTAR CON TODOS LOS SENTIDOS

DÍA 1: Salida del vuelo desde Valencia destino Marrakech. Llegamos de noche, cena en el hotel.

Como todos los grandes viajes, comenzamos la aventura en el aeropuerto. Salimos después de comer y llegamos 2 horas más tarde al aeropuerto de Marrakech- Menara. Una vez en el aeropuerto tenemos que pasar el control de pasaporte, hay mucha gente y se ha formado una larga cola con lo que tenemos que tener un poco de paciencia.

Una hora después conseguimos pasar el control y el minibus de nuestro hotel nos está esperando junto a otros huéspedes para llevarnos a nuestro riad. El minibus nos dejó en una de las puertas de la medina, la más próxima a nuestro hotel y el guía nos llevó caminando hasta la puerta del riad. Aquí ya ves el choque cultural mientras vas con las maletas recorriendo la ciudad. Pero ese contraste nos gusta. Y de repente llegas al riad y te sorprende de nuevo el contraste del ruido en la calle a la calma que hay dentro.

El riad es precioso, uno de los alojamientos más bonitos en los que hemos estado nunca. Se llama Riad& Spa Demeure Bois précieux. Lo reservamos a través de Booking, sin embargo ahora no acepta reservas a través de Booking. Podréis reservarlo directamente a través de esta web pero debéis saber que es un hotel Only Adults por lo que solo podréis alojaros aquí si hacéis una escapada en pareja.

Como llegamos de noche pedimos algo de cenar en el riad, no había mucha variedad para cenar pero nos sirvió. Y ya nos quedamos en la habitación ya que al ser el primer día nos daba cosilla salir de noche. Mañana comenzaremos a explorar la ciudad!

Y esta era nuestra habitación por dentro. Un sueño!

Día 2: Desayuno en el hotel, disfrutamos un rato de su azotea, paseo por el zoco, parada en Café des Epices, Plaza Jemaa El-Fna, Comida en Chez Chegrouni, Mezquita Koutoubia, Palacio la Mamounia, Café Nomad, tatuaje de Henna en la plaza, cena en la plaza.

Empezamos el día de la manera que más nos gusta, desayunando. Y el desayuno del riad era de otro planeta. Tenéis que tener en cuenta que los desayunos no son como los tomamos aquí, allí los hacen como si fuera la comida más importante del día con lo que encontraremos todo tipo de platos. Hubo un día que nos pusieron un mini plato de lentejas! yo no me lo tomé, habían muchas otras cosas buenísimas, pero para que veáis un poco la diferencia…

Después de tomar un fantástico desayuno subimos a la azotea del hotel ya que teníamos curiosidad por verla ya que las azoteas de Marrakech todas tienen mucho encanto! y esta por supuesto no podía ser menos.. Ojalá poder tener una así en casa!

Después de explorar la azotea y nuestro riad salimos por fin a explorar la ciudad. Nos dimos un paseo por el zoco lleno de cosas preciosas para llevarte a casa. Bolsos, tazas, lámparas, alfombras… Querrás llevártelo todo a casa! Lo malo es que en la maleta del avión os cabrá como mucho un bolso o alguna pieza de alfarería.

Recordar la importancia del regateo, no os quedéis con el primer precio que os den, un buen precio suele ser la mitad de lo que os ofrezcan inicialmente.

En el centro de la Medina encontramos el Café des épices con unas vistas muy chulas a la Plaza de las especias. Nos tomamos un té pero para comer tenía muy buena pinta y bien de precio.

Café des épices
Vistas desde el café des épices
Café des épices

Continuamos la visita por el zoco dirigiéndonos a la Plaza Jemaa El-Fna, el corazón de la medina y la plaza más animada de la ciudad, donde seguro que alucinaréis con todo lo que veréis por allí, un lugar ideal para sumergirse en la cultura marroquí.

Aprovechamos que estábamos en esta plaza y comimos en un restaurante que tenía muy buenas opiniones, comida marroquí a muy buen precio y con vistas a la plaza. Chez Chegrouni. Probamos el Tajine de pollo, uno de los platos más típicos de la zona.

Vistas a la plaza Jemaa El Fna desde el restaurante Chez Chegrouni

Después de comer nos dirigimos a la mezquita Koutubia, uno de los símbolos de Marrakech y el edificio más alto de la ciudad. Se encuentra justo al lado de la Plaza y podrás fotografiarla desde varios puntos pero la entrada solo está permitida para los musulmanes.

Lo que sí son visitables son los Jardines de la Koutoubia, junto al flanco de la mezquita más cercano a la Kasbah. Están poblados de palmeras de diferentes variedades, naranjos y otros árboles frutales y este lugar supone un buen lugar de encuentro y descanso para los habitantes de Marrakech y sus visitantes.

Desde aquí nos fuimos caminando hasta el Palacio de la Mamounia, un palacio de lujo convertido en hotel. Un lujo para todos los sentidos que no queríamos perdernos y la verdad que impresiona! Tanto por dentro como por sus jardines.

Volvemos hacia la Medina y buscamos un sitio donde merendar. El café Nomad nos parece la mejor opción así que volvemos a la plaza de las especias. Se trata de un restaurante con decoración étnica y tonos rojizos característicos de la ciudad. Para los precios de allí era un poco caro pero es lo que te gastas en cualquier restaurante normalito de España.

Al acabar dimos otro paseo por el zoco, perdiéndonos entre sus calles y sus olores.

Se hace de noche y queríamos volver a la plaza a ver la vida que se respiraba allí de noche. Mi recomendación es que la veáis tanto de día como de noche ya que de noche tiene un encanto especial y diferente, llena de vida. Me hicieron un tatuaje de Henna que no pedí, lo cual supone que luego tienes que pagar por ello. Cenamos en un restaurante de la plaza de nuevo con vistas y así terminamos el primer día explorando la ciudad.

Día 3: Desayuno en el hotel, Jardin Majorelle, comida en Bakchich Café, postre en Café Atay con vistas espectaculares, nos perdemos por la medina, el zoco y sus calles, relax en la azotea de nuestro hotel, cena en restaurante Le jardin.

Comenzamos de nuevo de la mejor manera, un desayuno de ensueño en el patio del hotel, que maravilla estos desayunos, nunca los olvidaré!

Y la primera visita del día comienza en el Jardin Majorelle. Había leído que se suele llenar de gente así que lo mejor era ir a primera hora. El jardín se encuentra fuera de la medina en una zona nueva con lo que para llegar lo mejor es hacerlo en taxi. Tenéis que pedir que os pongan el taxímetro antes de subir! Y si prefería acordar un precio, que no sea nunca más de 50 Dirhams.

El Jardín Majorelle es un jardín botánico de Marrakech. Fue diseñado por el artista expatriado francés Jacques Majorelle en 1924, durante el periodo colonial.

Está abierto de 8.30 a 18h y desde hace un tiempo se recomienda comprar la entrada con antelación para tener disponibilidad en el horario que queramos. Podéis comprarlas en su página oficial .

Al terminar la visita volvemos hacia la Medina y comemos en un restaurante que encontramos y nos llamó la atención. Bakchich Café. Tiene una terraza tranquila para comer y podrás probar platos deliciosos como el cous-cous o el tajine. La comida es casera así que os lo recomendamos!

Y de aquí nos fuimos a tomar un café a Café Atay, una terraza con unas vistas muy guays a la Medina y varios minaretes. Sin duda os recomendamos pasar por aquí a tomaros algo tranquilamente y disfrutar de sus vistas.

Una vez relajados tras el café nos vamos de nuevo hacia la medina y nos perdemos por sus calles y el zoco. Nos compramos unos cuencos de recuerdo y me arrepiento de no haberme llevado un bolso de paja porque realmente estaban muy bien de precio y eran preciosos.

Después nos fuimos a cenar al restaurante Le Jardin, y este sí que no os lo podéis perder. Super recomendable. Se trata de un mágico oasis en el que entrando por la sencilla puerta, nos adentramos en un gran exuberante jardín con mesas y decorado con luces. El techo de este patio da lugar a una terraza superior donde se podrá disfrutar de un chill out y de vez en cuando, la proyección de películas a la luz de la luna. 

Nosotros al ir de noche hacía fresquito y en vez de mantas habían túnicas, por supuesto nos las pusimos y fue super gracioso. Nos encantó la experiencia!

Y esta fue nuestra última cena en Marrakech, una cena de despedida muy guay.

Día 4: Desayuno en el hotel, Palacio de la Bahía, comida en restaurante Le Famille, vuelo de vuelta a casa.

Nuestro último desayuno en este oasis y nos vamos a visitar el Palacio de la Bahía. Un palacio y un conjunto de jardines situados construido a finales del siglo XIX, con la intención de ser el palacio más grande de todos los tiempos. 

Está muy bien conservado y podemos visitar algunos de sus salones y habitaciones así como sus patios, fuentes y jardines. Un indispensable en vuestra visita a Marrakech.

Después de esta visita tan interesante nos vamos a comer al restaurante Le Famille, un restaurante vegano con una decoración mediterránea preciosa, lleno de plantas, de nuevo encontramos un oasis en medio del caos. Esto siempre es lo que más llama la atención. Además la comida estaba exquisita.

La entrada es muy pequeña y apenas se ve, hay que fijarse muy bien y tener en cuenta que es conveniente reservar ya que se suele llenar! Nosotros como llegamos pronto no tuvimos problema pero por si acaso…

Y hasta aquí nuestro viaje por Marrakech, volvimos al hotel a por las maletas y nos llevaron de vuelta en su minibus hasta el aeropuerto. Un gran viaje muy diferente, y a sólo dos horas de casa.

Os dejo por aquí el resto de posts que tenemos publicados sobre Marrakech.