RUTA BUDAPEST EN 7 DÍAS

Os contamos nuestra ruta por Budapest en 7 días viajando con un bebé.

Este fue nuestro primer viaje fuera de España con Martín así que preferimos tomárnoslo con calma e ir sin prisas. Elegimos este destino porque aparte de que teníamos muchas ganas de ir desde hacía años, pensamos que sería fácil para visitarla con el carrito de bebé, y dedicándole una semana podríamos hacerlo sin prisas y a nuestro ritmo. Se puede hacer en menos tiempo? La respuesta es si, se puede visitar lo imprescindible en 3 o 4 días pero Budapest tiene mucho más que ofrecer y una oferta gastronómica que nos encantó.

A continuación os contamos en detalle nuestra ruta día a día y todos los sitios que visitamos en 7 días.

PLANNING DE NUESTRA RUTA POR BUDAPEST EN 7 DÍAS

DÍA 1: Traslado Valencia- Hungría. Visitamos el Parlamento y el monumento de los zapatos.

DÍA 2: Mercado Belvarosi Piac- Galería Godzdu udvar – Budapest Eye

DÍA 3: Puente de las cadenas – castillo de Buda – Bastión de los pescadores – Iglesia de Matías – Basílica San esteban- El parlamento de noche

DÍA 4: Isla Margarita- Vistas del Parlamento desde Buda – Mercado Central – Puente de la Libertad

DÍA 5: Gran Sinagoga – Ruin Bar Szimpla Kert – Karavan Street food

DÍA 6: Plaza de los Héroes – Castillo Vajdahunyad – Balneario Szechenyi – Parque de la ciudad

DÍA 7: Excursión a Szentendre – Despedida con fuegos artificiales en el Danubio

DÍA 1: Traslado Valencia- Hungría. Visitamos el Parlamento y el monumento de los zapatos.

Cogemos el vuelo desde Valencia con destino a Budapest. El primer vuelo en avión con Martín con tan solo 10 meses y la verdad es que fue super bien. Lo importante es que succionen algo en el despegue y en el aterrizaje. Al darle lactancia materna fue sencillo, se quedó dormido nada más despegar y al aterrizar hicimos uso del chupete. Pero también podríais usar un biberón ya que viajando con bebés os dejan meter líquidos en el avión. Solo lo tienen que revisar en el control.

Llegamos a Budapest y teníamos reservado un traslado a través de la página de Booking. Nos recogieron en el aeropuerto y nos llevaron a nuestro hotel. Nos costó 22 euros el traslado.

El hotel lo teníamos reservado solo para 1 noche. Hotel Parlament. Hotel de 4 estrellas bien ubicado, cerca del Parlamento.

Hotel Parlament
Hotel Parlament

Teníamos cuna en la habitación pero la usábamos de parque porque él dormía en nuestra cama 🙂 Y como las camas eran super grandes no tuvimos ningún problema en compartir cama.

Al rato salimos a dar una vuelta por la zona más cercana al hotel, es decir, el Parlamento.

El Parlamento
El Parlamento

Nos encantó este edificio, desde todas sus perspectivas. También se puede visitar por dentro pero en este viaje no lo hicimos así que ya tenemos excusa para volver 😉

Al lado del Parlamento tenemos el monumento de los zapatos.

Entre diciembre de 1944 y fines de enero de 1945, la Cruz Flechada cogió a 20.000 judíos del gueto y los fusiló a lo largo de las orillas del Danubio, arrojando los cuerpos al río.

El monumento de los zapatos de Budapest conmemora este genocidio. “Los zapatos en el Paseo del Danubio” . Estos sesenta pares de zapatos de hierro son una alegoría a lo que quedó de estos judíos asesinados y tirados al río por estos fascistas.

Monumento de los zapatos

Al anochecer decidimos buscar un sitio para cenar. Decidimos buscar algo rápido porque Martín ya estaba cansado después de todo el viaje y que mejor opción que ir uno de los McDonald’s más bonitos del mundo. Además lo teníamos relativamente cerca del hotel.

McDonald’s

Está en un edificio precioso, no tiene ninguna pinta de McDonald’s si no fuera por el cartel que lo anuncia. Se encuentra en la estación de trenes Nyugati.

DÍA 2: Mercado Belvarosi Piac- Galería Godzdu udvar – Budapest Eye

Desayunamos en el Hotel Parlament y recogemos las maletas para cambiarnos al que será nuestro apartamento por los próximos días. Estaba muy cerquita del hotel así que lo hicimos caminando.

Desayuno en Hotel Parlament

Nosé porque no tengo ninguna foto del apartamento en el que estuvimos pero os dejo por aquí el enlace porque está muy bien. Heart of Bp Apartment

Una vez dejamos las maletas salimos al mercado Belvarosi que lo teníamos cerca. Un mercado con productos frescos húngaros. Al tener el apartamento merecía la pena hacer una pequeña compra para poder cocinarnos en casa.

Belvarosi Piac
Belvarosi Piac

Continuamos hacia la galería Gozdsu Udvar donde encontramos un montón de barecitos donde tomar algo y algunos murales que merece la pena ver.

Galería Goszdu Udvar
Mural en la galería Gosdzu Udvar

Seguimos paseando hasta llegar al restaurante donde comimos. Menza. Comimos super super bien y probamos platos típicos húngaros. Muy recomendable este restaurante. Se encuentra en la plaza Liszt Ferenc tér donde hay muchísima variedad de restaurantes.

Terminamos de comer y nos acercamos hacia la plaza donde está el Budapest Eye, la noria de Budapest. No subimos porque coincidió con la siesta de Martín pero si os apetece subir deben haber vistas muy chulas de la ciudad y no era excesivamente caro.

Budapest Eye

Continuamos paseando y nos paramos a merendar en el café Gerbeaud, una cafetería tradicional de Budapest abierta desde 1858, ubicado en la famosa plaza Vorosmarty Tér.

Café Gerbeaud

En el camino de vuelta hacia el hotel pasamos por una plaza donde había una terraza muy mona para tomarse algo. No nos tomamos nada porque veníamos de merendar pero había un ambiente muy guay. La terraza se llama akvarium klub y está en la plaza Erzsebet, una plaza grandísima donde también está la noria de Budapest.

Ya estaba anocheciendo y queríamos volver a cenar a nuestro apartamento. Encontramos un puesto de Langos, una comida típica húngara y lo pedimos para llevar a nuestro apartamento. Super buenos, compramos aquí la cena más de un día! Los langos es una especie de pan frito y como condimentos le puedes echar lo que más te guste 🙂

Retro Langos Bufe
Lango

El día había sido muy gastronómico, nos encantó la gastronomía húngara y nos quedamos con ganas de seguir descubriendo sitios pero aún nos quedaban muchos días por delante!

DÍA 3: Puente de las cadenas – castillo de Buda – Bastión de los pescadores – Iglesia de Matías – Basílica San esteban- El parlamento de noche

Hoy nos esperaba un día precioso por delante, con la imagen que siempre había tenido en mi cabeza de Budapest y que por fin iba a poder conocer. El bastión de los pescadores. Pero antes de llegar vimos otras atracciones también muy importantes de la ciudad como el puente de las cadenas. Lo cruzamos andando y llegabas justo al punto donde empieza la subida al castillo de Buda.

Puente de las Cadenas

Una vez al otro lado del puente existen varias opciones para subir al castillo de Buda. Puedes subir a pie, en funicular, en autobús o en trenecito. Había varias empresas que intentaban venderte su medio de transporte y nosotros decidimos ir en unos de esos trenecitos. La opción a pie con el carrito no la vimos viable. El funicular supongo que será la más bonita pero también la más cara y nos gustó la opción del trenecito y a Martín también, además tiene varias paradas y puedes usarlo las veces que quieras. Nos pareció lo más cómodo.

Castillo de Buda

El castillo de Buda, también conocido como Palacio Real porque fue donde antiguamente residían los Reyes de Hungría.

Cuando llegamos estaban montando un mercadito pero como fuimos temprano por la mañana aún no estaba terminado de montar.

Castillo de Buda

A pocos metros del castillo de Buda tenemos la estampa más bonita de la ciudad. El Bastión de los pescadores. Que bonito fue poderlo ver con nuestros propios ojos!

Bastión de los pescadores

La imagen con el Parlamento de fondo es preciosa, eso sí, había muchísima cantidad de gente y tuvimos que hacer las fotos con prisa ya que hay más gente esperando. Supongo que a primera hora habrá menos gente pero yendo con un bebé preferimos ir con calma y sin madrugones 😉

Tenemos otras perspectivas bonitas desde otros lados

Justo al lado del Bastión de los pescadores tenemos la iglesia de Matías. Nos acercamos a verla por fuera pero no entramos.

Iglesia de Matías

Al terminar la visita bajamos de nuevo a la zona de Pest y nos acercamos hacia la Basílica de San Esteban

Basílica de San Esteban

Por la tarde nos encontramos de pasada con una cafetería preciosa y no pudimos resistirnos a entrar en ella. Se llama Vintage Garden. Es suuper bonita. Nosotros paramos a merendar pero también se puede comer.

Vintage Garden

Me imagino una celebración en esa mesa con las amigas. Muy top!

Vintage Garden

De vuelta a casa se va haciendo de noche y vemos hacia el Parlamento para verlo iluminado. Que bonito es! No sabría decir si me gusta más de día o de noche.

El parlamento de noche
El parlamento de noche

Hicimos unas fotos preciosas con el reflejo aprovechando un estanque que hay frente el Parlamento.

Y de aquí nos fuimos a cenar a nuestra habitación que ya estábamos cansados!

DÍA 4: Isla Margarita- Vistas del Parlamento desde Buda – Mercado Central – Puente de la Libertad

Comenzamos un nuevo día visitando Isla Margarita, una isla que se encuentra entre Buda y Pest y que cuenta con un parque muy familiar para relajarse fuera de la ciudad.

Isla Margarita

Esta fuente hace un espectáculo con los chorros de agua muy chulo, a Martín le encantó.

Para recorrer la isla podemos alquilar cochecitos de cuatro ruedas, bicis o cochecitos eléctricos. Nosotros recorrimos un trozo andando.

Pasamos la mañana por aquí y después cogimos el metro y paramos en Buda Felé, para poder ver el Parlamento desde el lado de Pest.

El parlamento

La verdad que es precioso desde todas las perspectivas. Desde aquí volvimos a coger el metro hasta el Mercado central.

Mercado central

La intención era comer aquí pero mirar como estaba de gente. No había ni un hueco libre!

Así que después de dar una vuelta como pudimos por dentro del mercado decidimos salir y buscar un sitio donde comer por los alrededores, pasando antes por el puente de la Libertad, otro de los puentes característicos de la ciudad por el que pasa el tranvía.

Puente de la Libertad

Buscando por internet algún sitio donde comer encontré uno que me llamó la atención y allí fuimos y fue todo un acierto! El restaurante se llama Kajahu, es un restaurante moderno con bastante variedad de comida, se pide la comida a través de un ipad en el que puedes ver todo el menú y lo más importante, con juegos para los niños. Me parece un restaurante perfecto para ir en familia

Kajahu
Kajahu
Kajahu

Terminamos de comer y nos fuimos caminando por la ciudad dando un paseo hasta llegar a una preciosa cafetería que tenía anotada para visitar y allí nos tomamos un café, el café más caro del mundo en la cafetería más bonita del mundo. Pero de vez en cuando no está mal darse un capricho no? Apuntad este sitio, Café New York.

Café New York

La cafetería tiene una decoración que parece un palacio real, y ese es su encanto. Hay muchísima selección de tartas y cafés pero nosotros nos pedimos solo dos cafés con leche por 10 euros cada uno :))

Al terminar estábamos ya cansados y nos fuimos a descansar un rato a nuestra casa y después volvimos a salir para cenar. Cenamos cerca del hotel en un mexicano, el Tereza Mexican Food. Tiene una terraza muy agradable y cenamos muy bien.

Tereza Mexican Food

DÍA 5: Gran Sinagoga – Ruin Bar Szimpla Kert – Karavan Street food

Comenzamos el día desayunando en el Circusz Café. Muy recomendable esta cafetería, tienen de todo!

Hay opciones de Brunch aunque nosotros solo nos tomamos el café y algo de dulce.

Circusz Café
Circusz Café
Circusz Café

Cogimos fuerzas con el desayuno y nos fuimos a visitar la Gran Sinagoga, situada en el barrio judío. Nosotros compramos las entradas allí mismo y no tuvimos problemas pero fuimos pronto y ya había algo de cola.

La entrada te incluye el museo judío, el templo de los héroes, el cementerio judío y el memorial.

Para entrar los hombres deben cubrir su cabeza, si no llevas gorro ellos te dan una Kipá de papel.

Gran Sinagoga

Este árbol es un memorial a las víctimas, un sauce llorón de metal en el que tiene grabado en cada hoja el nombre de cada una de sus víctimas. Se le llama el árbol de la vida.

Memorial

Después de este impacto cultural de la historia de la ciudad nos fuimos a buscar un sitio para comer y encontramos un restaurante de comida típica húngara. El restaurante se llama Hungarian Hell’s Kitchen.

Se encuentra en una calle turística en el centro de la ciudad pero que nos sirvieran el Goulash en una hogaza de pan me pareció muy guay y además es que estaba buenísimo!! Tenéis que probarlo si o si.

Hungarian Hell’s Kitchen

Terminamos de comer y nos fuimos paseando, queríamos conocer uno de los lugares más curiosos de Budapest, el ruin bar Szimpla Kert.

Szimpla Kert
Szimpla Kert

Este sitio es una auténtica locura. No tienes ojos para mirar a todo lo que hay por todas partes sin ningún sentido. Si os fijáis al fondo hay un chico echándose una siesta dentro de una bañera jajaja es de locos.

Aquí hay otros que han decidido tomarse la cerveza en la bañera. Y si miráis lo que hay por las paredes podréis ver una taza de váter entre otras mil cosas estrambóticas.

Nosotros solo entramos por verlo pero no nos tomamos nada ya que no nos parecía un local adecuado para ir con un bebé 😉

Donde sí que paramos es en el Karavan Street Food. Una zona con un montón de Food Truks diferentes de comida y de bebida. Nosotros nos tomamos algo fresquito de beber ya que hambre no teníamos.

Karavan Street Food

Bebimos algo aquí tranquilamente y después decidimos irnos a descansar a nuestro alojamiento y cenar allí. Es lo bueno de ir tantos días, que podemos verlo todo más relajadamente.

DÍA 6: Plaza de los Héroes – Castillo Vajdahunyad – Balneario Szechenyi – Parque de la ciudad

Hoy comenzaba uno de los días que más ganas teníamos de disfrutar ya íbamos a visitar el balneario más famoso de Budapest, el Balneario Szechenyi. Fuimos caminando por la Avenida Andrassy, donde se encuentran numerosos edificios majestuosos de la época imperial hasta llegar a la Plaza de los héroes, a pocos minutos del Balneario. En esta plaza se encuentran las 7 estatuas que conmemoran a las 7 tribus fundadoras de Hungría.

Plaza de los héroes

Muy cerca encontramos el Castillo Vajdahunyad, construido para la exposición de 1896 en madera y cartón y tuvo tanto éxito que tuvieron que hacer otro de piedra. Es una copia del castillo del conde drácula en Transilvania.

Castillo Vajdahunyad
Castillo Vajdahunyad

Y después de darnos una vuelta por la zona llegó el momento de entrar en el Balneario Szechenyi. Compramos las entradas por internet así no teníamos que hacer cola para entrar y entramos directamente. Compramos la entrada preferente que contaba con taquilla para guardar las cosas y un vestidor donde cambiarte tu solo.

Los baños Széchenyi es uno de los recintos termales más grandes de Europa. Cuenta con 15 piscinas, tres de ellas en el exterior, las más espectaculares.

Balneario Szechenyi

Cuando llegamos no habían hamacas libres y una pareja de japoneses se levantaron y nos cedieron su asiento. Nos supo mal pero se ve que en su cultura tienen la obligación moral de hacerlo cuando ven una familia con niños. Como nosotros cedemos el asiento en un autobús a una embarazada o a un anciano, pues igual. Encima estaba en un rinconcito en la sombra, un sitio ideal pero nos supo fatal quitarles el sitio!

Literalmente estaba a tope de gente pero aún así para nosotros fue uno de los mejores momentos del viaje. Lo disfrutamos muchísimo!

Si queréis evitar estas aglomeraciones supongo que tendréis que evitar ir en verano 🙂

Martín se quedó frito en el carrito y yo aproveché para irme sola al interior del Balneario que también estaba a tope pero me sentó genial ese ratito a solas 🙂

Por la tarde decidimos que ya era hora de irnos y nos fuimos a un parque que hay justo al lado del balneario. Había feria, puestecitos de comida y conciertos, todo en un ambiente muy familiar. Nos encantó y decidimos quedarnos ahí a pasar la tarde.

Probamos este dulce típico Húngaro, el Kurtoskalacs. Hay de varios sabores, nosotros elegimos el original y nos encantó! Nos quedamos ahí lo que quedaba de tarde y a cenar a nuestra casa que al día siguiente teníamos excursión!

DÍA 7: Excursión a Szentendre – Despedida con fuegos artificiales en el Danubio

Cogimos el tren para hacer una excursión a la bonita ciudad de Szentendre. El trayecto duró 45 minutos aproximadamente. Si vais una semana como nosotros a la ciudad os recomendamos que hagáis esta excursión.

Szentendre

Lo bonito de esta ciudad son sus casas de colores y sus calles empedradas. En ella encontraremos muchas tiendas turísticas y restaurantes donde comer a orillas del Danubio.

Entramos en una tienda de Navidad preciosa y nos llevamos un souvenir para nuestro árbol de Navidad. Hemos cogido la costumbre de comprarnos siempre un souvenir navideño de cada ciudad que visitamos y luego mola mucho recordarlos cuando montamos el árbol.

Después de comer dimos una vuelta por el paseo pegado al río y cogimos de nuevo el tren de vuelta a Budapest. Este día fue el que más calor pasamos, nose si esque en concreto en esta ciudad hace más calor pero habían rociadores de agua por las calles…

Y de vuelta en el tren no había aire acondicionado y lo pasamos realmente mal porque Martín empezó a agobiarse mucho con el calor y a llorar. Fue el peor momento del viaje porque no sabíamos que hacer. Si bajarnos en cualquier parada sin saber donde estábamos hasta que se le pasara o aguantar como pudiéramos hasta llegar y eso hicimos pero la verdad que lo pasamos mal…

Era la última noche en Budapest y por la noche hacían castillos de fuegos artificiales frente el Parlamento. Fue la mejor despedida que podíamos tener.

Fue realmente emocionante poder tener una despedida así, a mi se me saltaron las lagrimillas. Vernos a todos felices y que habíamos superado con nota nuestro primer viaje en familia fue maravilloso.

El primer viaje de muchos. Gracias por tanto Budapest.

OS RECOMENDAMOS QUE ECHÉIS UN VISTAZO AL OTROS ARTÍCULOS SOBRE BUDAPEST:

Y no olvidéis viajar con un buen seguro de viaje que os cubra imprevistos que nos arruinen el viaje. Para evitarlo nosotros preferimos viajar tranquilo con un seguro de viaje. Os dejamos un 5% de descuento para que elijáis el seguro que mejor se adapte a vuestra familia. No es caro y nos puede venir muy bien.