RUTA DE 5 DÍAS EN LONDRES

Londres es una ciudad en la que es imposible aburrirse porque tenemos planes para todos los gustos! Estuvimos 4 noches- 5 días pero tanto el primer día como el de vuelta son días a medias, nos hubiera gustado quedarnos más días ya que nos quedaron algunas cosillas por ver pero aún así nos cundieron bastante. Os contamos nuestra ruta día a día!

PLANNING DE NUESTRA RUTA EN LONDRES EN 5 DÍAS

DÍA 1. TRASLADO CASTELLÓN- LONDRES. LLEGADA AL HOTEL DE NOCHE.

DÍA 2. BRITISH MUSEUM- NEAL’S YARD- COVENT GARDEN- TRAFALGAR SQUARE- LEICESTER SQUARE- TIENDA LEGO- TIENDA M&MS- CHINATOWN- PICADILLY CIRCUS.

DÍA 3. LONDON EYE- BIG BEN- BUCKINGHAM PALACE- BARRIO BELGRAVIA- WINTER WONDERLAND

DÍA 4. SKY GARDEN- TORRE DE LONDRES- PUENTE DE LONDRES- CAMDEN TOWN- OXFORD STREET- HAMLEYS- KINGLY COURT- TIENDA FORTNUM AND MASON- FACHADA CARTIER

DÍA 5. MUSEO DE HISTORIA NATURAL- TRASLADO LONDRES- VALENCIA

Neil’s Yard

DÍA 1. TRASLADO CASTELLÓN- LONDRES. LLEGADA AL HOTEL DE NOCHE.

El día 1 comienza como todos los buenos viajes en el aeropuerto. Esta vez decidimos salir desde el aeropuerto de Castellón porque el vuelo era un poco más económico y porque el horario era mejor. No me gusta llegar a las ciudades de noche y menos yendo con un niño. El vuelo con Ryanair salía a las 16h y llegaba al aeropuerto de Stansted sobre las 18.30. Teníamos el tren reservado ya que al cogerlo con antelación sale un poco más económico y así allí no nos preocupamos de comprar el billete.

Nuestro tren era el Stansted Express ya que era la opción más rápida. En la página de preparativos de viaje os contamos otras opciones que tenéis para llegar al centro de Londres. Una vez que sales al hall del aeropuerto enseguida ves las indicaciones para llegar al tren. Al llegar aún faltaba media hora para que llegara así que tuvimos que esperar un poco. Se supone que llegábamos en 45 min al centro de Londres pero tardamos una hora porque iba haciendo alguna parada más de las que se suponía que debería hacer. Así que creo que no cogimos el tren correcto… Cosas que pasan. Pero nos dejó en el mismo sitio, la estación de Liverpool Street.

Llegar a la estación y buscar el metro que teníamos que coger fue lo más caótico del viaje ya que no lo había mirado con antelación y una vez allí cargados con las maletas y la estación a tope de gente pues imaginaros. Pero nada que no pueda resolverse preguntando en el stand de información.

Cogimos el metro y tuvimos que hacer un transbordo. Al final llegábamos al hotel sobre las 9 de la noche. El hotel donde nos alojamos era el Premier Inn London Kesington (earl’s court) Muy recomendable, el hotel se ve limpio, nuevo y en muy buena zona. La parada de metro más cercana es la de Earl’s Court a tan sólo unos metros de distancia.

Premier Inn London Kesington (earl’s court)

Cenamos unos bocadillos que me había traído de casa y queríamos aprovechar para salir e ir a ver Harrods iluminado de noche. Veníamos con las pilas cargadas así que cogimos el carrito de Martín (que por cierto menos mal que lo cogimos) y empezamos a caminar, 30 min hasta llegar a Harrods. Hacía frío pero nos encantó el paseo ya que la zona de South Kesington era preciosa, un barrio muy recomendable para alojarse en Londres.

De camino nos fuimos encontrando con edificios así de bonitos, este es el del Museo de historia natural que visitamos días más tarde.

Museo de Historia natural

Estas son las típicas casas que nos encontramos en esta zona de Londres. Son todas preciosas!

Y llegamos a Harrods y alucinamos con lo bonito que lo tenían decorado por Navidad. Toda la fachada, los escaparates… Este año se habían lucido!

Harrods
Harrods

No pudimos entrar porque ya era de noche y estaba cerrado pero era el único momento que íbamos a poder verlo aunque fuera solo la fachada y no quisimos dejarlo pendiente para otra vez.

En el camino de vuelta queríamos haber cogido un autobús pero como íbamos con el carrito y Martín durmiendo preferimos hacerlo caminando.

DÍA 2. BRITISH MUSEUM- NEAL’S YARD- COVENT GARDEN- TRAFALGAR SQUARE- LEICESTER SQUARE- TIENDA LEGO- TIENDA M&MS- CHINATOWN- PICADILLY CIRCUS.

Comenzamos el segundo día en Londres, el primer día que disfrutamos entero sin traslados ni preocupaciones. Yo tenía marcado desde casa todo lo que quería ver por días. Así lo teníamos mejor organizado y nos evitábamos coger tantos traslados. Para este día solo cogimos el metro para ir y volver desde el hotel.

A nosotros nos encanta empezar los días con un buen desayuno, es nuestra comida favorita del día y en el hotel teníamos el desayuno incluido. He de decir que el desayuno está bien pero al final es repetitivo porque no sacan cosas nuevas. Nosotros cogimos un desayuno inglés y otro continental y los niños tienen desayuno gratis. Es tipo buffet así que al final cojas un desayuno u otro no hay diferencias…

desayuno en el hotel

Una vez hemos cogido fuerzas desayunando cogemos el metro para dirigirnos a nuestra primera visita en Londres. El British Museum. Creo que hacerlo a primera hora es la mejor opción si vamos con niños y por la tarde cuando ya están más cansados ir aprovechar para hacer algo que les divierta más como ir a alguna de las tiendas de juguetes.

Estuvimos dos horas en el museo, Dani se hubiera quedado mucho más y la verdad es que el museo da para estar allí el día entero. Pero fuimos solo a lo más importante y la verdad que se hizo super ameno y muy interesante.

Pero antes de entrar nos encontramos con la primera cabina telefónica típica de Londres y no pudimos evitar parar y hacer unas fotos.

Para entrar al museo había bastante cola pero iba muy rápida y una vez dentro del recinto al ir con niños teníamos prioridad y nos metieron sin hacer la cola. A veces cuando viajamos con niños tiene sus ventajas!

British Museum

Una vez dentro como hemos dicho fuimos a lo que más nos interesaba. Grecia, la antigua Asiria, el Moai Hoa, las momias del antiguo egipto… La piedra Roseta no estaba porque se la habían llevado temporalmente a otra exposición.

Hall de entrada al British Museum
Monumento de las Nereidas
Arte Asirio
Moai Hoa
Momias antiguo Egipto

Nosé que le estaría contando Dani a Martín pero como veis se mostraba interesado e incluso después se puso él a explicarlo y nos hacía de guía. Los museos siempre son interesantes para los niños!

Sobre las 12 tuve que decir que nos teníamos que ir ya ya que nos quedaba mucho día por delante!

La siguiente parada muy cerquita del British era el callejón Neil’s Yard que os aconsejo que no os perdáis si pasáis por esta zona ya que es de los rincones más bonitos que he visto en Londres.

Nada más entrar al callejón te encuentras con un mural precioso de Mary Poppins.

Neil’s Yard
Neil’s Yard

Muy cerquita de aquí se encuentra un mercado en el que queríamos haber aprovechado para comer. Pero aún no era la 1 y ya estaba a tope de gente así que desistimos y buscamos en otro sitio que también tenía apuntado. El sitio se llama Seven Dials Market, por si queréis probarlo. Habían varios puestos de comida diferentes, te la compras y te la comes donde encuentres sitio.

Seven Dials Market

Seguimos caminando y llegamos a Covent Garden. Un lugar precioso en cualquier época del año pero en navidad estaba increíble.

Covent Garden
Covent Garden
Árbol Navidad Covent Garden

Decidimos parar a comer en una hamburguesería que tenía apuntada, está en varias zonas de Londres y vimos que también estaba aquí al ladito de Covent Garden. Tuvimos que esperar unos 15 min para entrar pero os aseguro que fue un acierto porque las hamburguesas y las patatas estaban de muerte. El sitio se llama Honest Burgers.

Honest Burgers

Después de disfrutar de una maravillosa comida aquí volvemos a Covent Garden para hacernos unas fotos en un precioso spot que tenían montado por Navidad.

Covent Garden

Justo al lado nos encontramos con un dinosaurio y un robot, dos de las cosas favoritas de Martín así que podéis haceros una idea de lo que alucinó…

Seguimos nuestra ruta para llegar a Trafalgar Square. Allí es uno de los sitios en el que montan un mercadito de Navidad y en la plaza también encontramos un árbol de Navidad.

Trafalgar Square

Seguimos paseando y llegamos a Leicester Square donde encontramos otro mercadito de Navidad. Este nos pareció más bonito pero al estar en un espacio más pequeño y ser ya hora punta estaba a tope de gente y no lo pudimos disfrutar como toca.

Leicester Square

En este mercado vimos un puesto donde puedes tostarte los Marsmallows (nubes de algodón) al fuego. Nos encantó!

Tan sólo dimos una vuelta y decidimos ir ya a la tienda de Lego donde sabíamos que Martín iba a disfrutar. Nada más entrar nos encontramos con un coche hecho con lego y donde podíamos subirnos! La verdad que la tienda es una pasada.

Soldado Londres
Policía Londres
Autobús Londres

Incluso estaba el Big Ben!

También encontramos puestos donde podías jugar con las piezas y montarte tu propia figura.

Después de pasar un buen rato aquí y por supuesto llevarnos un juguete de Lego de recuerdo entramos en la tienda de M&Ms. Otra tienda que no podéis perderos.

Tenían de todos los colores y se sirven así a granel aunque también venden botes ya hechos. Nosotros no sabíamos como funcionaba y Martín encontró más rápido que yo el tirador para que salieran los M&Ms. La que liamos allí no tiene nombre. Habían M&Ms por todas partes. Llenamos la bolsa hasta arriba, pensé que aquello me iba a costar más de 30 euros y vacié un poco la bolsa. Al rato ya lo estaban limpiando el suelo, supongo que no sería la primera vez que pasaba jaja.

Cuando salimos de aquí eran las 18h y nos dirigimos a Chinatown que está justo al lado. Decidimos empezar a mirar donde íbamos a cenar, finalmente escogimos uno que nos habían recomendado unos amigos y a pesar de ser las 18h ya había cola para cenar. Teníamos hambre así que nos acoplamos al horario inglés y cenamos pronto.

Chinatown

El sitio en el que cenamos es este, se llama Golden Dragon y la verdad es que cenamos muy bien.

Golden Dragon

Al salir fuimos hacia Picadilly Circus donde pudimos ver la famosa fuente, una de las imágenes más conocidas de Londres.

Picadilly Circus
Picadilly Circus

Y desde la misma parada de metro pudimos ver las luces que bajan de Regent Street y que veríamos con más tranquilidad otro de los días de nuestra ruta de 5 días por Londres.

Estabámos cansados así que cogimos desde allí mismo el metro de regreso a casa que nos dejaba directos en nuestra estación. Descansamos en el hotel prontito para seguir al día siguiente con las pilas cargadas!

DÍA 3. LONDON EYE- BIG BEN- BUCKINGHAM PALACE- BARRIO BELGRAVIA- WINTER WONDERLAND

Después de pegarnos un buen desayuno en el hotel cogemos el metro hasta la parada de Embankment. Desde allí cruzamos el puente caminando con el objetivo de ver el mercadito navideño de South bank Center y el London Eye de cerca.

Por desgracia este mercadito aún estaba cerrado, supongo que es normal porque aún era pronto así que continuamos hasta el London Eye. Nosotros no subimos porque cuesta bastante dinero y creemos que se pueden ver las mismas vistas desde otros puntos de la ciudad.

Seguimos caminando y a lo lejos ya empezaba a verse el Big Ben. Es bonito verlo también desde la otra parte del río para luego cruzar el puente y poder verlo de cerca.

Big Ben

Justo antes de subir al puente encontramos un túnel, lo cruzamos y al salir encontramos una bonita perspectiva con el Big Ben de fondo. Esta es:

Después de sacarnos unas fotos por aquí cruzamos el puente desde el que tenemos unas bonitas vistas tanto al Big Ben como al London eye.

London Eye
London Eye

Íbamos acercándonos cada vez más a la torre del reloj. Verlo de cerca impresiona bastante y ahora que lo han reformado lo han dejado precioso!

Big Ben

Nos hicimos unas cuantas fotos con el Big Ben de fondo y como no, no podía faltar con la cabina telefónica más fotografiada de Londres. Tuvimos que hacer una cola de unos 5 minutos pero la espera merece la pena.

Después de hacernos un montón de fotos por aquí seguimos caminando hasta llegar a St James Park, un parque que te lleva hasta el Buckingham Palace. Paseamos junto a un lago lleno de patos, de ardillas… un paseo muy agradable la verdad.

Además todavía estábamos en otoño y el parque estaba precioso con los colores otoñales.

Llegamos a Buckingham Palace pero llegamos tarde para ver el cambio de guardia. Y es que aunque queramos todo no podemos hacerlo! Aún así Martín alucinó viendo a los soldados parados sin moverse más que para cambiar el arma de lado. Después empezaron a caminar y ya alucinaba de como caminaban. Le gustó bastante.

Buckingham Palace

Continuamos la ruta hacia el barrio de Belgravia. Queríamos encontrar algún sitio donde comer pero por esta zona no tenía nada señalado y la verdad es que nos costó encontrar algo. En todo el barrio no vimos ningún sitio donde comer puesto que todo eran embajadas y lo que encontramos se nos iba de presupuesto. Así que entramos en un supermercado, vimos que habían unas barras con taburetes y allí nos compramos la comida y comimos calentitos.

Después de comer nos hicimos unas fotos en unos spots que tenían montados allí en medio de la calle. La calle se llama Motcomb Street. Este barrio es lo más chic que hemos visto en mucho tiempo y las tiendas podéis imaginaros como eran…Vamos que nosotros allí poco podíamos permitirnos más que comer en un supermercado 🙂

Queríamos tomarnos un café o algo calentito y entramos en una cafetería que tenía todo una pinta deliciosa. La cafetería se llama EL&N London toda de color rosa incluso la fachada y el mobiliario.

EL&N London

Después de cargar las pilas habiendo comido y habiendo tomado un café nos dirigíamos a una de las cosas que más ilusión nos hacía. El Winterwonderland! El winterwonderland es una feria que montan en el Hyde Park desde mediados de noviembre hasta principios de enero. Hay que reservar la entrada por la web, el precio es de 5 euros por persona que se pueden descontar si compras entrada para las atracciones gastando 25 euros. Nosotros después de mirarlo bien decidimos no comprar nada porque no sabíamos bien a que querríamos subir. Sobre todo pensando en Martín que una vez allí le podía hacer más ilusión una cosa u otra. Además también pensamos que podría llover y subir lloviendo como que no…

Teníamos reservada la entrada para las 16h de un lunes y pensamos que este horario es todo un acierto. A esas horas en la feria no había casi gente, y además estaba empezando a anochecer y poder verlo con luz natural y después con la iluminación de la feria me pareció ideal.

La feria tiene 4 entradas. La entrada roja para acceder directamente a la zona infantil. La entrada oro para ir directamente al circo, la entrada azul para ir directos a la pista de hielo y la entrada verde para acceder al bavarian village, la zona donde podemos comer y beber.

Nosotros entramos por esta última porque es la que teníamos más cercana y nada más entrar ya alucinamos. No nos esperábamos que fuera tan bonita la feria. Era como volver a los mercaditos de Alsacia y además las atracciones tenían un toque retro precioso.

Martín se echó una siestecita y mientras aprovechamos para verlo todo con tranquilidad. Menos mal que cogimos el carrito en este viaje porque sabíamos que entre lo que íbamos a caminar y el frío lo íbamos a necesitar.

Es o no es una maravilla esta feria? A nosotros nos encantó y no podíamos parar de hacer fotos todo el rato. Después Martín se despertó de la siesta y se despertó con fiebre… así que nos fuimos al hotel y no pudimos subir a nada. Así que menos mal que no nos gastamos dinero con antelación reservando las atracciones, porque al final nos quedamos con las ganas.

Eran las 6 y nos fuimos al hotel. Le dimos apiretal y se puso mejor, aprovechamos para descansar y jugar un rato en la habitación calentitos. Yo bajé a por unas pizzas a un restaurante que teníamos al lado del hotel y las subimos a la habitación. Y por cierto estaban deliciosas! Hay mucha variedad de restaurantes cerca de la estación de earl’s court, nosotros escogimos la pizzeria Franco Manca y fue un acierto.

DÍA 4. SKY GARDEN- TORRE DE LONDRES- PUENTE DE LONDRES- CAMDEN TOWN- OXFORD STREET- HAMLEYS- KINGLY COURT- TIENDA FORTNUM AND MASON- FACHADA CARTIER

Empezamos un nuevo día, Martín se levantó mejor ya que la fiebre siempre le suele subir por las tardes y aprovechamos para salir mientras se encontrara bien.

La primera visita del día fue el Sky Garden, la visita es gratuita como casi todos los museos en Londres pero hay que reservar con antelación si no quieres quedarte sin plaza. Cada lunes abren plazas para reservar para otra semana, sobretodo si son fechas complicadas como Navidad conviene estar pendiente el día que abren las plazas para no quedarte sin.

Cogimos el metro hasta la parada de Monument. Ya desde fuera impresiona lo alto que es. Una vez llegamos al Sky Garden hay que hacer cola, nosotros esperamos unos 20 minutos. Una vez arriba la primera impresión es de woowww. Una enorme cristalera con vistas a todo Londres y rodeados de plantas. Es super bonito! Salimos afuera al mirador desde donde se pueden ver las vistas y si tenéis suerte de que está despejado podréis ver hasta el Big Ben. Os dejamos algunas fotos.

Sky Garden
Sky Garden
Sky Garden

Después de estar un rato admirando las vistas nos decidimos a bajar y dirigirnos a la torre de Londres. En tan sólo 5 minutos caminando llegamos allí. La torre de Londres es el Palacio Real y fortaleza, un castillo histórico a orillas del Támesis.

La entrada tiene un coste de 29,90 libras los adultos, menores de 5 años gratis. Nosotros no entramos porque íbamos justos de tiempo y preferimos dedicarlo a otras cosas así que lo vimos desde fuera pero por dentro tiene que ser bonito e interesante.

Torre de Londres
Torre de Londres

Justo enfrente de la torre de Londres está el puente de Londres, el tower bridge, uno de los iconos más importantes de Londres y es que es un puente precioso!

Tower bridge

Tower Bridge
Tower Bridge

Nos hicimos unas cuantas fotos desde un lado y el otro del puente y seguimos caminando hasta la parada de metro más cercana. De camino nos encontramos con otro mercado de navidad con puestecitos para comprar detallitos y también donde comprar comida y con unas mesitas para sentarse.

Después de darnos un paseo por el mercado cogimos el metro para dirigirnos a Camden. Desde la parada de London Bridge llegamos directos sin necesidad de hacer trasbordo. Una vez llegamos allí paseamos por la calle principal y fuimos directos al lugar donde queríamos comer. Habíamos leído buenas reseñas del sitio así que veníamos con ganas de probar sus famosas hamburguesas. El puesto se llama Burger& Beyond en Camden Lock. Había que hacer una pequeña cola para comprar las hamburguesas pero os aseguro que vale la pena. El problema aquí es encontrar un sitio cómodo para comértelas. Nosotros encontramos un puesto que estaba cerrado y aprovechamos la barra para apoyarnos pero no pudimos sentarnos. En esta zona hay burbujas donde te puedes sentar a comer pero estaban todas llenas.

Camden
Camden Lock
Burger & Beyond

Martín no es muy fan de las hamburguesas así que buscamos otro puesto donde vendían arroz para que comiera él. Después dimos una vuelta por Camden y nos volvimos otra vez al metro en dirección a Oxford Street.

Llegamos a Oxford Street y estaba empezando a anochecer, el momento perfecto para ver las luces de esta calle. Fuimos paseando por Regent Street, la idea era entrar en Hamleys pero Martín estaba echándose una siesta y queríamos que disfrutara en la tienda de juguetes así que nos metimos por Carnaby Street. Estas calles del Soho nos parecieron preciosas, con un rollito muy guay.

Decidimos parar a tomar algo calentito mientras se despertaba Martín de la siesta y nos encontramos con un lugar que fue toda una sorpresa. Kingly Court. Un mercado al que se accede por una puerta normal de un edificio y que no te esperas todo lo que hay dentro hasta que entras. Super bonito!

Alucinante, verdad? Nos tomamos un café en uno de los restaurantes, pero no nos gustó el echo de que no pudiéramos tomarnos solo un café sino que nos obligaban a consumir algo para comer… Tuvimos que aceptar porque necesitamos ese café y también ir al baño!

Después de coger energías con ese café y Martín ya despierto entramos en Hamleys. Esta tienda de juguetes tiene 7 plantas donde los niños disfrutan muchísimo porque pueden jugar con muchos juguetes!

Además al ser Navidad la tienda estaba llena de elfos ayudantes de Santa, y luego estaban sus personajes favoritos con los que podían hacerse fotos.

Hamleys

Escribimos una carta a Santa allí mismo y se la dejamos en el buzón.

Pasamos un rato muy divertido, nos llevamos un juguete pequeñito con la excusa que tenía que caber en la maleta, y una bola para el árbol de Navidad ya que siempre nos gusta llevarnos una de las ciudades que visitamos.

Nuestra próxima parada fue la tienda de Fortnum And Mason. Por fuera la fachada es preciosa y por dentro también lo es, os gustará si sois amantes del té ya que tienen mucha variedad.

Los árboles de Navidad que tienen dentro de la tienda me alucinaban.

Nuestra última visita del día era ver la fachada de Cartier en Old Bond Street que en Navidad luce espectacular.

Estando allí nos sorprendieron con un espectáculo de luces que hacen en la fachada con música. No teníamos ni idea pero me imagino que lo harán cada cierto tiempo.

Después de verla y echar unas cuantas fotos estábamos ya cansados y decidimos irnos pronto al hotel y cenar allí como el día anterior. Paseamos hasta la siguiente parada de metro y seguíamos encontrándonos con rincones chulos.

Y hasta aquí por hoy. Nos quedaba solo una mañana en Londres y ya volvíamos a casa.

DÍA 5. MUSEO DE HISTORIA NATURAL- TRASLADO LONDRES- VALENCIA

Nos levantamos tempranito, desayunamos como siempre en el hotel y nos fuimos caminando hacia el museo de historia natural que lo teníamos a 10 min caminando desde el hotel. Pero antes quisimos parar en una calle que venía más o menos de paso.

Kynance Mews, una emblemática callejuela adoquinada con arcos del siglo xix y casitas bien cuidadas que en su momento tuvieron establos.

Kynance Mews
Kynance Mews

Realmente la zona de South Kesington está llena de callejones de este tipo así que si no queréis ir hasta este adrede porque no os viene de paso, seguro que encontraréis muchos otros. Ojalá poder vivir en una casita así!

Y de aquí nos fuimos al museo de historia natural. Un museo super entretenido para ir con peques, y si les gustan los dinosaurios van a alucinar! La entrada es gratuita pero conviene reservar con antelación. Nosotros lo llevábamos reservado desde casa.

Museo de historia natural

El edificio es precioso y hace que todo cobre mucho más encanto.

Nos adentramos en la zona de los dinosaurios y nos encontramos con uno en movimiento! Aquí lo habían vestido para la ocasión pero es que se movía y rugía! Está muy chulo!

El edificio es alucinante desde todas las perspectivas.

Además de esqueletos de dinosaurios también encontramos otros mamíferos como una recreación en tamaño real de la impresionante ballena azul.

Es un lugar perfecto para ir con niños y mantenerlos entretenidos así que no olvidéis incluirlo en vuestro viaje!

Y hasta aquí nuestro viaje a Londres. Tocaba volver al hotel para recoger las maletas e irnos a la estación a por el tren que nos lleve al aeropuerto.

El vuelo esta vez salía desde el aeropuerto de Gatwick. Así que cogimos el metro hasta la estación Victoria y comimos allí mientras esperábamos al tren. (llegamos con bastante antelación). Llevábamos los billetes comprados con antelación, hay diferentes compañías que hacen el trayecto así que tendremos que fijarnos desde donde sale nuestra compañía o preguntarlo en algún puesto de información.

Nosotros lo compramos con la compañía Southern Railway y en unos 35 min llegamos al aeropuerto de Gatwick pero tenéis otras compañías como el Gatwick Express(la más rápida) o el Thameslink Railway. Podéis comparar precios y horarios a través de esta web.

También tenéis la opción de coger el autobús que será la opción más económica pero también la que más tarda en llegar, aproximadamente 1 hora y media. Podéis mirar precios y reservar en esta web.

Sea cual sea la opción que elijáis para llegar a Londres esperamos que disfrutéis del viaje y os ayuden nuestros consejos y recomendaciones para viajar con niños. Os aseguro que Londres es un viaje muy chulo para hacer con los peques ya que hay muchas actividades, museos, parques, donde podremos disfrutar todos. Y encima en Navidad, está todo precioso. Pero si vamos en verano seguro que podremos disfrutarlo de otra manera, aprovechando más el buen tiempo y sus parques. Seguro que volveremos pronto!

No olvidéis echar un vistazo al resto de posts para preparar vuestro viaje en familia a Londres: