Family,  Travel

RUTA 7 DÍAS EN RIVIERA MAYA

Holbox

Comenzamos con nuestra ruta de 7 días en la Riviera Maya. Como ya hemos comentado en el post de preparativos de viaje, lo ideal sería hacer al menos 10 noches/12 días para poder conocer mejor la zona y a la vez tener días de descanso, ya que viajando con niños lo mejor es poder combinar relax y aventura.

En Riviera Maya nunca te vas a aburrir ya que la oferta turística que ofrece en muchos sentidos es brutal. Playas paradisíacas, cultura maya, actividades de aventura, snorkel, parques acuáticos… además de disfrutar del todo incluido de nuestro hotel. Así que cuantos más días podáis venir, mucho mejor!

En este post os vamos a contar como es viajar en familia a Riviera Maya a un hotel con todo incluido en una semana, con 3 días de excursiones. Os contaremos tanto lo bueno como lo malo de las excursiones y del hotel. Nuestra intención es que aprendais de nuestros errores y no los volváis a cometer.

Empezamos!

PLANNING DE NUESTRA RUTA POR DÍAS

Tulum

DÍA 1 DE RUTA. TRASLADOS MADRID- CANCÚN

Salimos desde Valencia en coche hasta el aeropuerto de Madrid Barajas. Dejamos el coche aparcado en el parking de larga estancia del aeropuerto de Barajas. De allí mismo sale un bus que te lleva a la terminal donde salía nuestro avión. Volamos con Iberojet, saliendo a las 15h y llegando a las 18h hora de México. Ojalá fueran solo 3 horas verdad? pero la realidad es que son 10 horas de vuelo, y este era uno de nuestros miedos al ir con un niño de 3 años. Pero la verdad es que fue muchísimo mejor de lo esperado, os contamos como lo hicimos.

Al poco de subir al avión era su hora de siesta y se durmió unas 2 horas. Empezábamos bien, pero quedaban 8 horas por delante y ya seguramente no volvería a dormirse. Lo que hicimos fue llevarnos muchos juguetes nuevos. Esa es la clave. Juguetes que le sorprendan y este un rato entretenido. Cuando se aburra, pues juguete nuevo otra vez.

Vuelo Madrid-Cancún

Nosotros llevábamos un libro nuevo de pintura al agua, nunca había tenido y le encantó, además de ser comodísimo porque se reutiliza una y otra vez. Y luego le compramos unos dinosaurios pequeños con ruedas, unas cartas en las que tenia que hacer lo que le pidieran… Vamos que no estuvo aburrido y entre los juguetes y las películas de la pantalla del avión estuvo super entretenido. Se portó de maravilla!

Una vez aterrizamos en el aeropuerto de Cancún todos aplaudimos de la emoción, tendríais que ver lo que aplaudió Martín y lo emocionado que estaba!

Aterrizando en Cancún

Al bajar del avión fuimos pasamos el control de aduanas y aquí es donde tendréis que entregar un formulario que habréis rellenado en el avión pero recordar rellenar uno por persona y no por familia sino luego tendréis que perder tiempo en rellenarlos allí como nos pasó a nosotros. Y recordar guardaros el papelito que os den hasta el final del viaje ya que si lo perdéis tendréis que pagar una penalización.

Una vez pasado el control fuimos a por las maletas y ahí nos dimos un buen susto ya que nuestras maletas no salían y el problema era que estábamos en el sitio equivocado… ya podíamos esperar! Una vez puestos en la cinta que tocaba aún no habían salido así que aviso que vengáis con el modo caribeño activado para tener paciencia!

Cuando por fin teníamos nuestras maletas salimos del aeropuerto y ya nos estaban esperando fuera una furgoneta para llevarnos al hotel. Este traslado lo teníamos ya incluido en el viaje. Si queréis cambiar moneda este sería un buen lugar para hacerlo. Nosotros de momento no íbamos a necesitar así que lo hicimos más adelante.

En la furgoneta íbamos solos con otra familia así que solo hizo una parada antes de llegar a nuestro hotel. Martín se durmió en el trayecto y sirvió para que recargara un poco las pilas ya que al llegar al hotel aún teníamos que cenar y cuando nos fuimos a dormir ya serían las 5 hora española, así que Martín aguantó como un campeón.

DÍA 2. DÍA DE RELAX EN EL HOTEL CATALONIA PLAYA MAROMA

Este día era para tomar contacto con el hotel y empezar a disfrutar del todo incluido. Nos levantamos a las 6 am, queríamos aprovechar el jetlag para ver amanecer pero al llegar a la playa ya había amanecido. Aún así ese primer contacto con la playa del caribe y casi solos fue especial. Yo quería llorar de emoción al estar en ese lugar que tanto había soñado. Seguro que os ha pasado alguna vez y sabéis de lo que os hablo 🙂

Playa Hotel Catalonia Playa Maroma

Estuvimos un rato por allí haciéndonos unas fotos y haciéndonos a la idea de que aquello era real. Que estábamos allí e íbamos a comenzar a disfrutarlo.

Nos fuimos al buffet a desayunar y flipamos con la variedad de comida que había, teníamos de todo lo que se nos pudiera antojar. Tortitas, bollería, tostadas, tortillas variadas hechas al momento, fruta, zumos…. Menos la comida mexicana que para desayunar no nos apetecía creo que probamos de todo.

Buffet Hotel Catalonia Playa Maroma

Después de desayunar nos pusimos el bañador y fuimos directos a la piscina. Y aquí fue donde Martín fue el niño más feliz del mundo. Agua caliente y una zona dentro de la piscina que no cubre para poder jugar y correr. Tendríais que haber visto su cara de alegría y lo que disfrutó. Nunca se me olvidará cuando dijo, Mamá, estoy muy emocionado que estamos en Cancún!

Mientras el disfrutaba del agua nosotros estábamos a la espera de que abrieran el bar de la piscina para poder empezar a pedir margaritas. Después probamos los crepes de nutella y nos llevamos unos perritos calientes a la habitación para comer. Vamos, que el plan fue piscina y bebida en la mano y comer sin parar. No es mal plan no?

Piscina hotel Catalonia Playa Maroma

Después de comer nos hicimos una siesta en la habitación, así descansábamos todos. El problema fue que no había manera de despertar a Martín de la siesta, supongo que aquí es cuando notamos más el jet lag pero en general lo llevamos bastante bien. Lo dejamos dormir unas 2 horas y por la tarde volvimos un rato a la playa.

La playa Maroma dicen que es una de las playas más bonitas de la zona y fue una de las razones por las que elegimos este hotel. Pero tuvimos la mala suerte de que toda la costa estaba con muchísimo sargazo. El sargazo son grandes algas que llegan a cubrir grandes extensiones en el mar y llegan a las playas en toneladas. Todos los días intentan limpiar las playas con excavadores pero no es suficiente y se hace imposible meterse en el agua. Así que en todo el viaje no pudimos disfrutar de las famosas aguas del caribe, solo en la isla de Holbox ya que allí no afectaba.

Playa Hotel Caralonia Playa Maroma

Por la noche nos vestimos para ir a nuestra primera cena en un restaurante temático. Hay que reservar cada noche en el que quieras ir y para este primer día solo quedaba en el de tapas y la verdad que este fue el que menos nos gustó- Las bravas no estaban buenas, el pulpo era pequeñísimo, lo único que nos gustó fueron las croquetas.

Restaurante Terrace tapas lounge bar

DÍA 3. TULUM – CENOTE TANKACH HA- COBÁ – GALERÍA SFER IK

Este día hicimos nuestra primera excursión, contratamos las excursiones desde casa con la empresa exotic mayan tours. Nos gustó sobretodo porque eran grupos reducidos y que te recogen bien temprano para estar allí de los primeros, evitar colas y evitar las horas de más calor.

En esta excursión tuvimos la suerte de que íbamos solos con el guía y el conductor pero no creo que sea algo habitual. Nos recogieron a las 6.45h y el guía nos dio una interesante explicación en el coche mientras llegábamos. Martín aprovechó para hacerse su primera siesta, y es que con ese madrugón yo también me la habría echado! En unas 2 horas llegamos a Tulum, llegamos a las 8am y ya había una pequeña cola de unos 5 minutos. Puede ser que fuera porque era domingo y los domingos es gratis la entrada para los mexicanos así que muchos aprovechan para ir ese día. De todas formas aunque ya había gente, el recinto es grande y no tuvimos sensación de agobio en ningún momento.

Tulum

La zona arqueológica de Tulum es uno de los lugares más bellos de la riviera maya ya que contrasta la belleza de las edificaciones mayas con el mar caribe de fondo. Sin embargo, Como bien hemos dicho antes nos pilló una semana con muchísimo sargazo y lo que había en esta playa era brutal.

Tulum

Aquí se puede apreciar la cantidad de sargazo que había en la playa. No pudimos observar ese contraste con el azul caribe pero aún así el recinto arqueológico merece la pena visitarlo.

Nuestro guía la verdad que sabía muchísimo de la historia del lugar pero no era muy ameno para un niño y Martín ya solo pensaba en el momento de volver a la piscina del hotel. Le convencimos diciendo que después iríamos a una cueva misteriosa, o lo que es lo mismo, un cenote.

Pusimos rumbo al cenote que estaba al lado de Cobá, pero antes nos fuimos a comer en un buffet que entraba en el precio de la excursión. Después de la comida entramos al cenote, nos bañamos y nos refrescamos ya que ya hacía bastante calor.

El cenote Tankach-ha fue el primero que visitamos. Bajamos por unas escaleras de madera, este cenote es un cenote semiabierto, solo abierto por este agujero. Hay que saber que el agua de los cenotes está a unos 25 grados y el contraste con el calor de fuera se nota. Es posible que los niños no quieran meterse porque la notarán muy fría, pero si al final deciden meterse seguro que lo disfrutaréis mucho!

cenote

Para quien no lo sepa, los cenotes son pozas de agua de gran profundidad pueden ser abiertos, cerrados o semi abiertos. Este en concreto era semiabierto y aunque no fue el más bonito de los que vimos si que vino genial par darse un chapuzón y refrescarnos.

Después del chapuzón, tocaba visitar las ruinas de Cobá. Eran ya las 15h así que os podéis imaginar el calor que hacía. Para mi a partir de aquí el resto de visitas del día son prescindibles. Por eso no os he recomendado esta excursión en el post de preparativos de viaje donde os puse una recomendación de excursiones recomendadas. Sin embargo, si que creo que Tulum es un imprescindible así que si podéis combinarlo con otras visitas mejor. Por ejemplo si los niños son más mayores podéis hacer la combinación de Tulum y nado con tortugas en Akumal.

La visita a las ruinas de Cobá no nos gustaron por dos motivos. Una el calor sofocante a las 15horas y dos, pensaba que se podía subir a lo alto de la ruina maya pero desde el covid lo prohibieron y por lo que no explicó han aprovechado la situación para no volver a abrir al público debido al deterioro que estaban sufriendo las ruinas. De haberlo sabido antes seguramente no habríamos cogido esta excursión.

Recinto arqueológico Cobá

Desde el punto que compras la entrada hasta la ruina principal decían que habían 2km pero viendo el calor que hacía alquilamos un carrito y un hombre nos llevó pedaleando y menos mal que lo hicimos porque el trayecto era más largo de lo que pensábamos y con un niño se hace inviable.

En el trayecto te vas encontrando otras ruinas y otras que faltan por descubrir por falta de recursos.

Cobá

La última parada del día iba a ser playa paraíso pero nos avisaron que debido al sargazo no merecía la pena ir así que tuvimos que cambiar los planes y al ir solos en la excursión le dijimos que nos llevaran al centro sfer ik ya que lo conocíamos por instagram y teníamos ilusión por verlo. La entrada tiene un coste de 200 pesos mexicanos, el niño no pagó.

Es un lugar diferente, hecho todo de madera y un paraíso para hacerse fotos. Aunque pensaba que Martín se iba a aburrir sí que le gustó, sobretodo el hecho de que íbamos todos descalzos y que era como una casa en un árbol. Es curioso pero bastante caro y no creo que merezca la pena ir adrede al lugar.

Galería Sfer Ik

La otra cosa que queríamos ver por esta zona era la escultura ven a la luz pero la cambiaron de ubicación y ahora está dentro del hotel Ahau. Se puede visitar pero ya no teníamos más tiempo para hacer esta visita así que volvimos al hotel a descansar.

Esa noche tocaba cena en el restaurante mexicano Adelita. Este si que nos gustó y nos sorprendió, probando platos nuevos. Martín se quedó frito en el plato así que nos fuimos pronto a dormir.

Restaurante Adelita

DÍA 4: RELAX EN EL HOTEL CATALONIA PLAYA MAROMA

Este día lo tomamos de relax y aprovechando el todo incluido. Piscina, zumos naturales, crepes, una tumbona… no necesitábamos más!

Por la noche fuimos de cena al restaurante Grill. No estuvo mal pero esperábamos más. Y ya nos fuimos también pronto a dormir que al día siguiente tocaba madrugón de los buenos!

Restaurante Grill

DÍA 5: CHICHÉN ITZÁ – CENOTE OXMAN – VALLADOLID – CENOTE SUYTUN

A las 5.40h nos recogían en el hotel para ir a la excursión. El trayecto para llegar se hizo bastante pesado ya que fuimos los primeros en recogernos y tuvimos que ir parando en todos los hoteles recogiendo al resto del grupo. Si queréis hacer esta excursión o una similar con visita al chichen Itzá os recomendamos que os alojéis cerca de Tulum, así seréis los últimos en recoger y los primeros en volver!

Llegamos al Chichen Itzá a las 9 de la mañana, así que desde las 5.40h os podéis imaginar. Cuando llegamos ya estaba a tope de gente. Nuestro guía «pajarito», nos dio una interesante explicación de su historia y nos dio una hora libre que a mi gusto se quedó corta ya que en ese rato tienes que ir a visitar un cenote que te recomienda que está cerca pero andando igual son 10 minutos. Allí es donde hacían el sacrificio a la gente y los tiraban al agua.

También es recomendable si tenéis que comprar algún souvenir que lo hagáis aquí ya que es donde los vais a encontrar más baratos. Hay un montón de puestos así que si como nosotros solo tenéis una hora tener cuidado ya que apenas os quedará tiempo para echaros unas fotos con el chichen itza!

Chichen Itzá

Fue imposible que Martín quisiera posar, y es lo que pasas cuando vas con prisas y con un niño, que la foto queda tal que así 😛

Chichen Itzá es una visita imprescindible en tu visita a Riviera Maya. Pero mi opinión es que si viajáis con niños, cuando contratéis la excursión miréis el tiempo que os dejan libre para visitar el recinto. Os aseguro que una hora se queda muy corto.

La siguiente parada del día fue el cenote Oxman y para mí fue el mejor del viaje. Es un cenote abierto con un agua azul turquesa que te quita el hipo. Está totalmente adaptado para bajar y dispone de todo tipo de servicios. Este cenote impresiona cuando lo ves, y tiene una cuerda para los valientes que se atreven a darse un chapuzón a lo tarzán!

Cenote Oxman
Cenote Oxman

Una vez nos refrescamos era ya la hora de comer y comimos allí mismo en el recinto, comida tipo buffet que no era una maravilla pero está bien porque está allí mismo dentro del recinto .

Oxman

Nos preparamos para la siguiente parada, Valladolid, la tercera ciudad más poblada del estado de Yucatán. La parada fue corta, de apenas 40 minutos y solo vimos la plaza principal con la iglesia de San Servacio y un trocito de la calle de los Frailes llena de preciosas casas coloniales.

Valladolid
Iglesia San Servasio

Nos tomamos un helado en el parque y también probamos las marquesitas. Buenísimas!

La última parada del día era el cenote Suytun. El cenote es realmente bonito pero se ha hecho tan famoso que nuestra visita se redujo a 45 min de cola para hacerse una foto. No tiene porqué pasarte la misma situación pero esa fue nuestra realidad que si lo hubiéramos sabido antes hubiéramos preferido visitar otro cenote. Pero claro hasta que no estás no sabes lo que te vas a encontrar.

Cenote Suytun

El camino de vuelta a casa también se hizo largo porque además había tráfico. Pero al llegar teníamos recompensa. Cenita en el restaurante japonés! este es el que más nos gustó. El sushi estaba buenísimo!!

Restaurante Japonés

DÍA 6: HOLBOX

Holbox es una isla situada en el norte de la península de Yucatán. Para llegar a él tenemos que llegar al puerto de Chiquilá donde cogeremos una lancha que nos lleve a Holbox.

Lo ideal sería pasar aquí 2 o 3 noches. Bajo mi punto de vista no merece demasiado la pena hacer la excursión de ida y vuelta en el día ya que lo único que vais a ver será una playa donde comeréis y luego daréis un paseo por el centro de holbox de apenas media hora. El camino hasta llegar al puerto es de 2 horas y media aproximadamente, creo que es demasiado para el tiempo que vamos a pasar allí con la excursión de ida y vuelta en el día. Pero si aún así como nosotros queréis verlo y no disponéis de más días os cuento lo que vais a ver en la excursión.

Puerto de Chiquilá

La lancha en la que subiréis es una lancha pequeña y cuando estás en alta mar se nota! Llegamos primero a un cenote abierto, estaba lleno de gente, para mi gusto es una visita que se pueden ahorrar y dedicarle más tiempo a Holbox, pero ya que estábamos ahí nos dimos un baño. De vuelta a la lancha pudimos ver un cocodrilo! Fue emocionante poder ver un animal salvaje en su hábitat natural, no todos los días ves un cocodrilo en libertad!

Cenote

Nos montamos de nuevo en la lancha y pusimos rumbo a la isla de la pasión. Esta isla nos encantó, con aguas cristalinas y donde puedes andar y andar y no te cubre. Un auténtico paraíso. Nos explicó el guía que aquí llevaban los antiguos pescadores a la chica que querían conquistar, de ahí el nombre. Y seguro que lo consiguieron! Subimos al mirador, las vistas eras espectaculares.

Isla de la pasión
Mirador Isla de la Pasión

De nuevo en la lancha por fin llegamos a Holbox! Cogimos unos carritos que nos llevaron a la otra parte de la isla hasta llegar al beach club donde comimos. Se llama Carolinda Beach Club, y apuntarlo porque este sitio es super recomendable, comimos super bien y justo enfrente tiene unos columpios en el agua y una hamaca para hacerte unas bonitas fotos. Estuvimos allí unas 3 horas entre la comida y tiempo libre en la playa.

Beach Club en Holbox
Columpios Holbox

Aquí nos hicimos unas cuantas fotos ya que no podíamos parar de alucinar con el agua. Debido al sargazo aún no habíamos podido ver una playa típica caribeña de ensueño y aquí las vimos y estábamos felices!

Holbox

Despúes de disfrutar un rato del mar caribe en todo su esplendor nos llevaron al centro del pueblo donde estuvimos apenas 30-45 minutos. Nos tomamos un helado y nos hicimos unas fotos en los lugares más emblemáticos. Las letras de Holbox y algunos de sus famosos graffitis.

Holbox
Holbox

De vuelta en la lancha hasta el puerto de Chiquilá pasamos un poco de miedo. El mar estaba más movido y la lancha literalmente volaba. Martín se lo pasó bomba gritando es un avión!! Pero yo solo lo cogía fuerte y rezaba por no volcar. Que mal rato pasamos y más yendo con un niño. Cuando reservamos el tour pensamos que iríamos en un barco grande y no en una lancha, sino seguramente habríamos buscado otras opciones. Así que si vais con niños mirarlo bien lo que reserváis!

Por suerte llegamos bien y Martín llegó a dormirse en el trayecto en «avión». Nos quedaban unas 2 horas y media de trayecto hasta el hotel pero antes hicimos una parada en el pueblo en el pueblo de Solferino donde visitamos un árbol milenario. Se dice que hay que abrazarlo y pedirle un deseo. Yo tuve muy claro cual sería mi deseo 🙂

Árbol milenario

Por la noche teníamos cena otra vez en el restaurante japonés pero esta vez en el tepanyaki. Super recomendable!

Restaurante Ayami

DÍA 7. RELAX EN EL HOTEL

Después de dos días seguidos de excursiones ya teníamos ganas de descansar en el hotel. Además este iba a ser el último día entero entero en el hotel y queríamos disfrutarlo al máximo. El plan fue el mismo. Comer, beber y mucha piscina.

Piscina Hotel Catalonia Playa Maroma

Pedimos unos crepes y vinieron unos intrusos a comerse nuestra comida!

Coatí

Estos animales se llaman coatí y hay muchos por el hotel. Normalmente no molestan pero este era un valiente! También podremos encontrar iguanas.

Playa Maroma

Por la noche fuimos al restaurante Italiano pero no nos gustó y la idea era después ir al teatro pero Martín volvió a quedarse frito en la cena y decidimos irnos a la habitación. La vida en el caribe es muy dura!

Restaurante Italiano

DÍA 8: TRASLADO CANCÚN – MADRID

Nos recogían en el hotel a las 16horas así que aún teníamos tiempo por la mañana para disfrutar de las últimas horas en el hotel. Estaba nublado pero aún así hacía calor y nos dimos un baño en la piscina. Después empezó a llover y salimos corriendo de vuelta a la habitación ya que teníamos todo fuera secándose para meterlo en la maleta. Evidentemente cuando llegamos estaba más mojado así que mojado se quedó en la maleta.

Hotel Catalonia Playa Maroma

Por todo el hotel te vas encontrando este tipo de carteles que nos encantan.

Después de comer fuimos un rato al parque del hotel mientras nos tomamos un café helado

Y ya después nos quedamos esperando en el hall principal a la furgoneta que nos recogía para llevarnos al aeropuerto.

Hall Hotel Catalonia Playa Maroma

Antes de ir al aeropuerto nos explicaron que había que rellenar un formulario para volver a España por el tema del covid. Pero lo rellenamos y después no había manera de descargarse ese formulario. Una vez en el aeropuerto lo pedían y estábamos todos igual. nos dijeron que lo volviéramos a hacer e hiciéramos una captura de pantalla. Pero no había conexión wifi o funcionaba muy mal así que se formó un caos en la facturación porque estábamos todos en la misma situación. Finalmente pudimos conectarnos y hacerlo pero pasamos un momento un poco estresante.

Una vez en el avión el vuelo se hizo mucho más corto ya que fue vuelo nocturno y Martín estuvo todo el vuelo durmiendo. Además eran 9 horas de vuelo en vez de 10.

Vuelo Cancún-Madrid

Llegamos a casa cansados pero más unidos que nunca. Estos viajes nos dan la vida y nos llenan el alma. Nos refuerzan como familia y nos hace vivir momentos únicos fuera de nuestra rutina. Ojalá poder seguir repitiendo este tipo de viajes juntos.

Si os habéis quedado con ganas de ir os recomendamos echar un ojo al resto de artículos publicados de la Riviera Maya.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *